KUNG FU KAI – UN ESTILO DE VIDA

A pesar de lo que se dice, el Kung Fu no está enfocado en las peleas, su objetivo principal es la armonía entre mente, cuerpo y espíritu. Kung Fu es una manera de asumir la vida, es como una observación permanente de uno, de lo que uno hace, piensa y siente.

Control, disciplina y autoconocimiento, estos son algunos de los elementos que se deben tener en la práctica del Kung Fu. Este arte marcial se fundamenta en el fortalecimiento del ser físico, mental y espiritual.

El Kung Fu es una oportunidad para no tener miedo, enfrentar sus limitaciones  y aumentar su confianza.

Para los jóvenes el Kung Fu debe ser una herramienta importante para aprender a controlar sus emociones, mejorar su capacidad de reaccionar o de accionarse y de asumir una filosofía de vida basada en el respeto.

El Kung Fu como otros deportes deben formar parte de la formación del ser humano es vital para la comunidad en general, la práctica deportiva para los jóvenes es importante porque los aleja de la violencia y las drogas ya que muchas personas que poseen talentos natos e incalculables se desvían por caminos equivocados y no aportan nada positivo para la sociedad, y  “el deporte es una oportunidad de no caer en ningún tipo de tentaciones y te aleja de ellas“.